Menu

Preocupante el ejercicio de la política exterior mexicana ante casos como el de Cuba y otras naciones

La situación de Cuba es un asunto difícil y complejo de analizar porque es un símbolo que representa referentes muy distintos para ciertas ideologías. Como puede ser para los grupos con ideologías de izquierda en el continente americano, Cuba es un ejemplo histórico, mientras que para otros grupos liberales o conservadores, la isla caribeña es un referente de lo que no debe ser un país.

En cuba prevalece un sistema económico muy ineficiente que ha provocado carencias sociales que cada vez son más profundas y preocupantes, manifestó Derzu Daniel Ramírez Ortiz, catedrático de la Escuela de Relaciones Internacionales de la UPAEP.

En la isla predomina una economía estatizada, en donde el estado tiene una fuerte injerencia, presencia y manejo del sistema económico, lo cual ha generado fuertes rezagos tecnológicos y un insuficiente desarrollo industrial.

Asimismo, manifestó que Cuba sigue siendo un país primario exportador, es decir, exporta principalmente cigarros, azúcar y alcohol etílico, que son las tres principales exportaciones que hace esta nación y que en la mayoría de los casos es ineficiente; y lo mismo sucede en otros rubros como el campo y el desarrollo industrial.

De acuerdo a información del Observatorio de Complejidad Económica (OEC) por sus siglas en inglés, establece que Cuba ocupa el lugar 152 de 255 países que son analizados con base a su capacidad de exportación, lo que habla de que el sector productivo de este país es poco competitivo y por lo general, no puede eficientar sus exportaciones y por consecuencia, no puede comprar todos aquellos bienes de consumo como son alimentos, electrodomésticos o maquinaria para la producción que la sociedad cubana requiere.

Señaló que el embargo económico que sufre Cuba por parte del gobierno estadounidense no es determinante en la situación económica y social en que vive actualmente, la economía de la isla cuenta con problemas estructurales que no le permiten producir y tener el recurso para comprar en el exterior todo lo que su sociedad requiere.

Derzu Ramírez comentó, que los movimientos sociales que se están registrando en Cuba, puede dar origen a un movimiento que está buscando un cambio de régimen, situación que no ha ocurrido en más de seis décadas.

Dijo que desde hace décadas, la mayoría de los países americanos democráticos, han ejercido un repudio a los regímenes no democráticos, que inclusive en el año 2001, en la Organización de Estados Americanos (OEA), se estableció la carta democrática interamericana, en donde los países americanos acordaron que esta comunidad tiene la responsabilidad de ejercer y fomentar la democracia y los derechos humanos aunque ello implique involucrarse bajo ciertos cauces legales en los asuntos internos de los países en conflicto.

Ramírez Ortiz enfatizó que es importante cuando existen este tipo de manifestaciones sociales en un país, que la comunidad internacional reaccione y desapruebe la represión y demanden que las poblaciones tengan libertades.

Por último, expresó que sí preocupa la política exterior que México ha tomado hacia Cuba, en donde la postura del gobierno mexicano ha sido la de no condenar la falta de democracia en esa nación; no condenar las faltas de libertades y tampoco condenar el autoritarismo que prevalece en ese país.

“Escudándose en una interpretación bastante distorsionada del principio de la no intervención… El actual gobierno de México ha faltado a varios preceptos que han distinguido a nuestro país en gobiernos anteriores por exigir a las naciones que tienen problemas internos, que se respeten los derechos humanos de su población, que se dé paso a la libertad, y se termine con la represión, entre otras exigencias. El actual gobierno mexicano ha actuado de manera similar ante casos suscitados en países como Nicaragua, Venezuela y ahora Cuba, de no intervención, lo cual es preocupante”, externó el académico.