Menu

Las humanidades pueden contribuir al fortalecimiento democrático del país

-Es importante fortalecer la formación en

humanidades de las personas, para dar paso

a la solidaridad, el bien común, rescatar la

dignidad de la persona, es decir, debemos

formar ciudadanos comprometidos que busquen

fortalecer la sociedad de la cual forman parte.

México atraviesa por una situación complicada por la

actual pandemia de salud, por la crisis económica y

política que está viviendo el país y el antagonismo social

“brutal” que viven los ciudadanos en temas como la

seguridad y la corrupción entre otros y el de no olvidar

el papel importante que juegan las humanidades en el entorno social.

Si nos olvidamos de las humanidades, se perderá

de vista la razón por la cual se está conflictuando

la sociedad en todos los sectores y entornos, los

mercados económicos no se encuentran bien, la

desigualdad está creciendo y políticamente la

democracia está muy débil, expresó Juan Pablo

Aranda Vargas, Director del departamento de

Formación Humanista de la UPAEP.

Agregó, algunos grupos de la sociedad cada vez

se están radicalizando más, se están observando

problemas de xenofobias, clasismos, fronteras

cerradas, se ven todos estos inconvenientes,

pero no los relacionamos con los temas educativos

y aquí es en donde las humanidades sirven para

proponer soluciones, para proponer acuerdos.

Señaló que mediante las humanidades, pueden

sentarse a dialogar con el otro, poner en práctica

esas habilidades de empatía, de crítica, de pensar

más allá de su país, de su entorno social, no solo

bajo los criterios de uno y otro, sino más bien

discutiendo con otras personas que no necesariamente

piensan igual que uno, y esto es lo que las

humanidades buscan, promover el diálogo con argumentos.

Aranda Vargas subrayó que las humanidades

buscan ir a las personas directamente y formar

ciudadanos íntegros que promuevan valores, que

promuevan la democracia, ciudadanos que estén

preocupados por el prójimo, que busquen la

construcción de una mejor sociedad en donde todos participen.

“No se debe pensar que las humanidades se

encuentran en un altar, que sólo están al alcance

de algunas personas; estas están relacionadas con

la filosofía, la historia, la cultura, el arte, y están

al alcance de todas las personas”, sólo es abrirles

las puertas y trabajar con ellas.

Apuntó que a los ciudadanos de un país se les tiene

que educar, porque la democracia en estos momentos,

lo que más requiere es confianza por parte de los

ciudadanos, que tengan la capacidad de interactuar

juntos, de entenderse y argumentar juntos, situación

que es más compleja desde el hecho de que cada

persona piensa diferente, por ello, es importante

educar a los ciudadanos en el campo de las humanidades.

Dijo que las humanidades es el lugar en el cual se

entra para contribuir a la educación del ciudadano

y actualmente, se puede observar que se carece de

ciudadanos no sólo en México sino en todo el mundo,

se han olvidado de leer las grandes obras, se ha

dejado de leer a los grandes pensadores de las

diferentes disciplinas del conocimiento, se ha

dejado de lado en las universidades el estudio

de las grandes obras filosóficas, de la cultura,

del arte y la literatura, y de la misma historia que

nos pone de frente a formas de pensar diferentes.

En el campo de las humanidades podemos encontrar

grandes obras literarias que fortalecen nuestro

pensamiento de una manera crítica para analizar

las cosas y a la vez, educarnos. “La historia nos

enseña a no repetir errores, situación que decimos

una y otra vez, pero el problema es que ya no se

está estudiando la historia de manera consciente,

por lo que es necesario pensar en la importancia

de las humanidades en estos momentos.

Juan Pablo Aranda, acotó que es importante

pensar en la utilidad de las humanidades, ya

que estas nos ayudan a ser mejores personas,

construyen a la persona, para que tenga empatía,

para que aprenda a escuchar y sentir al otro,

las humanidades nos dan la capacidad crítica,

es decir, genera argumentos sólidos que hoy

en día hacen mucha falta en cualquier diálogo.

Comentó que las personas se pueden meter a

las redes sociales y pueden encontrar muchos

comentarios carentes de argumentación,

“lo que hay son gritos y sombrerazos, en

donde la gente alaba lo que dices porque piensan

como tú o de aquellas personas que te van a

ofender o insultar por disentir con su forma

de pensar. Y en ese sentido, se está perdiendo

la capacidad crítica”.

Aranda Vargas subrayó que es importante

complementar la formación técnica con la

formación en humanidades, reeducar a las

personas para los fines humanos, para dar paso

a la solidaridad, el bien común, rescatar la

dignidad de las personas, es decir, debemos

formar ciudadanos comprometidos que busquen

fortalecer a la sociedad de la cual forman parte.

Reiteró que en México se están viviendo toda esta

gama de problemas económicos, sociales y políticos,

pero uno de los graves problemas que se están

enfrentando es el antagonismo social, en donde hoy

en día el país está partido artificialmente en dos

bandos, fruto de una campaña política que ya

tiene varios años por el actual presidente de

México, de separar a los buenos de los malos.

Y, “esta separación lo que nos ha traído es un

encono, lejos de reconocer al otro como un ciudadano

que tiene derechos, que tiene la capacidad de

dialogar e interactuar con nosotros, lo vemos

como un enemigo; si piensa de manera diferente

a uno, es tachado y estamos dejando de lado la

oportunidad de promover una educación seria,

formar personas y ciudadanos que tengan la

capacidad para dialogar, para ver cómo se puede

contribuir a la construcción de una mejor

comunidad”, señaló el académico.