Menu

Urge atender y erradicar la violencia contra las mujeres

Las desapariciones y los feminicidios en el estado de Puebla, estos últimos considerados como la última fase de un continuo de violencia reforzada por la desigualdad, la discriminación y la impunidad.
La Universidad Iberoamericana Puebla ha expresado de tiempo atrás la falta de prevención y de investigación
diligente, técnica y cientíca de los casos de violencia contra las mujeres en el estado de Puebla, motivo por el cual, y pese a la emisión de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género, en el mes de abril del año en curso, desafor-
tunadamente la violencia, los delitos y especialmente los feminicidios no han logrado prevenirse ni erradicarse, sino que, además se han agravado.

Desde el Observatorio de Violencia Social y de Género, de enero a la fecha, se han documentado hemerográca-
mente al menos 71 probables casos de feminicidio en el estado de Puebla, lo que supondría que, de continuar con esta tendencia, no habría al cierre de 2019 una variación signicativa en la disminución de este delito respecto de
los años precedentes.
Este escenario no sólo muestra condiciones de riesgo para las mujeres similares a los años anteriores, sino que además, conrma que las medidas adoptadas en el marco de la Alerta de Violencia de Género no han sido adecua-
das ni ecaces, a lo cual se aúna el hecho de que las expresiones de violencia son cada vez más crueles y denigran-
tes, pues en los casos recientes los principales mecanismos identicados han sido el uso de armas de fuego, dego-
llamientos, golpes, puñaladas y asxia, así como la práctica de la tortura y la violencia sexual (violación).

A la par, muchos cuerpos han sido abandonados y expuestos en la vía pública, amarrados y embolsados. Estos
patrones rearman las motivaciones de odio, aversión y superioridad, cobijados por un sistema patriarcal que
vulnera la dignidad, integridad, libertad y la propia vida de las mujeres.

Por ello, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Instituto de Dere-
chos Humanos Ignacio Ellacuría, S.J. de la Universidad Iberoamericana Puebla maniesta su preocupación por el contexto de violencia hacia las mujeres y exige la atención urgente de los feminicidios y los delitos cometidos
contra mujeres en el estado de Puebla que aún están impunes, así como la reparación integral del daño a las
víctimas, al considerar que no es suciente contar con un marco normativo que proteja el derecho a la vida, sino
que debe establecerse un sistema efectivo capaz de investigar, enjuiciar a los responsables y reparar la privación de la vida por parte de particulares con la aquiescencia de agentes estatales, como lo ha expuesto la Corte Intera-
mericana de Derechos Humanos1

Por lo anterior hacemos un llamado a las autoridades e instancias competentes para:
1. Modicar y armonizar un tipo penal de feminicidio que proteja de forma adecuada la vida de las mujeres, porque es precisamente en la denición del tipo penal y el establecimiento de las primeras líneas de investiga-
ción, donde se han presentado las principales irregularidades. En consonancia, es importante advertir que la marcada tendencia de aumentar la pena no ha garantizado el deber de investigar, por lo que es necesario seguir
trabajando en la transversalidad de la perspectiva de género en el sistema de justicia penal.

2. Se deben atender no sólo los factores de riesgo, sino las causas estructurales que favorecen la tolerancia, repe-
tición y agravamiento de estas conductas. Las altas tasas de feminicidios son un reejo de la impunidad, lo que puede corroborarse con el bajo número de sentencias dictadas en la entidad.

3. Es importante considerar que existen diversos criterios como la conanza en el sistema judicial, la imparciali-
dad y el acceso a la justicia que son determinantes para considerar un Estado de derecho, por lo que los vacíos e irregularidades cometidas afectan la institucionalidad y dejan en total indefensión a las víctimas.
4. Urge que se cumpla con las obligaciones de sancionar y reparar el daño integral a las víctimas, considerando a
las víctimas indirectas en los feminicidios, toda vez que la impunidad afecta su “proyecto de vida” (vocación,
aptitudes, circunstancias, potencialidad y aspiraciones)2 que dejaron de realizar al ser violentadas y privadas de la vida y de sus propios proyectos familiares.
5. Es necesario que frente a este contexto de violencia feminicida, se mantenga la Declaratoria de la Alerta de
Violencia de Género, toda vez que, pese a la exigencia de generar 45 medidas de prevención, seguridad y justicia,
prevalece un contexto de riesgo no sólo para los 50 municipios incluidos en esta medida sino en toda la entidad.
Por lo que la rendición de cuentas sobre el diseño e instrumentación de políticas públicas tendrá que justicar la
falta de resultados y considerar acciones rmes y con resultados ecaces.

No comments

Deja un comentario